Quizás hayas pensado en crear una zona de office en la cocina, donde tomar un aperitivo o desayunar con una barra o una pequeña mesa que no te ocupe mucho espacio, o incluso te gusta la idea de utilizar taburetes para la mesa donde comer cada día porque resultan cómodos a la hora de mover, guardar o apilar. Esta semana te ofrecemos algunas cuestiones que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir tu taburete.

Los taburetes son un elemento que puede dar una nota original en tu cocina, con independencia de su estilo: rústicas, vintage, minimalistas, industriales, etc.

Cocina de inspiración oriental

Altura del taburete

El primer aspecto que debes tener en cuenta en la altura del taburete. Es decir, dónde lo vas a utilizar.

Para utilizarlo en una mesa convencional necesitas uno que tenga una altura de asiento de entre 45 a 47 cm.

Si lo que buscas es un taburete para una barra que sea una prolongación a la altura de los muebles bajos de cocina, requerirás una altura de asiento de unos 65 a 67 cm.

Por ultimo, para las mesas altas, tipo terraza que tienen la altura de la barra de un bar, necesitarás un taburete de una altura de asiento mayor, entre 75 y 77 cm.

Por último, hay taburetes de altura regulable que permiten variarlas según las necesidades de la persona o el uso que se le vaya a dar. Como máximo tienen dos de las dos grupos de altura anteriores. También son útiles con niños. Si son de patas, son una buena opción para espacios muy pequeños como apartamentos.

 

 

 

Con o sin respaldo

La opción de respaldo es una cuestión de preferencias, pero también de espacio. A priori puede parecer que lo que hace cómodo a un taburete es la presencia de respaldo, pero en general, seguramente al usar un taburete te resulta más necesario encontrar dónde apoyar los pies que reclinar tu espalda. También debes tener en cuenta que los taburetes sin respaldo son fáciles de recoger, incluso debajo de la barra. Así que si tienes poco espacio, sería mucho mejor esta opción. También es cierto que desde el punto de vista estético un respaldo puede ser mucho más elegante y visual. Por ello, deberás sopesar todas las opciones.

 

De pie o patas

El taburete de pie es muy habitual en hostelería y por moda creó una corriente de incorporarlo a las cocinas modernas o de diseño. En este sentido debes tener en cuenta que su diseño puede resultar muy pesado para el día a día a la hora de ser movido. Así que antes de decantarte por él valora si  un taburete de patas puede ser más cómodo a la hora de realizar la limpieza del hogar o incluso tratar de cambiarlo de sitio o hacer espacio. A su favor tiene que no se suele mover, descolocar y que resultará muy complicado tropezarse con una pata. El taburete de pie solo es aconsejable para cocinas con espacio por este motivo.

 

Que se puedan o no apilar

Muchas veces buscamos un asiento extra que permita ser guardado en cada de tener invitados en casa, en este caso busca asientos que permitan ser apilados. Aunque no te lo parezca muchos modelos de cuatro patas lo son. Algunos fabricantes lo indican en la descripción de sus productos. Incluso si no los vas a guardar, a la hora de realizar la limpieza puede resultar muy cómodo apilarlos.

Para seguir leyendo http://arcomobel.com/2017/10/19/elegir-taburete-la-cocina-parte-ii/

Abrir chat