¿Conoces el método Marie Kondo? Aprende a organizar tu cocina de forma sencilla y práctica con unos sencillos consejos.

✔️ Menos es más

Si quieres aplicar el método de Marie Kondo, tendrás que optar por una cocina de estilo minimalista. Despídete de elementos ornamentales o piezas decorativas. Si se tiene en cuenta que la función principal de esta estancia es cocinar, cuantos menos obstáculos haya en medio, mejor. Una encimera libre de aparatos, las baldas y los estantes despejados, el fregadero sin “trastos”… son algunas de las claves que facilitarán tus tareas en la cocina. Además, sin objetos de por medio es más fácil conseguir armonía visual en esta zona. Como suele decirse, menos es más.

✔️ Limpieza de armarios

¿Realmente sabes qué tienes guardado en cada cajón de tu cocina? La falta de tiempo y las prisas, entre otras cosas, suelen empujarnos a almacenar los productos y aparatos de cualquier manera. Hay quienes acoplan los elementos sin seguir ningún orden; también los hay que tienen un sitio para cada cosa… pero no aprovechan los espacios o acumulan en exceso. El consejo de la gran gurú del orden es extraer todo lo que guardas en la cocina y hacer una limpieza a fondo. Una vez que el mobiliario esté limpio, es el turno de hacer criba. Piensa: ¿utilizas todo lo que tienes? Probablemente no. Tómate tu tiempo para decidir qué quieres conservar y de qué objetos o productos te vas a despedir. Quédate solo con aquello a lo que realmente le darás uso, evita ocupar espacio innecesariamente en tus estantes.

✔️ La distribución adecuada

Muchas veces la armonía visual y la optimización de espacios se consiguen con una simple redistribución de los elementos. Por ejemplo, si empleas táperes rectangulares o cuadrados en lugar de redondos u ovalados, aprovecharás mejor el espacio de los armarios (ya que se adaptan a las esquinas del mobiliario). Este consejo es aplicable a toda la cocina: organiza el frigorífico por apartados para facilitar la búsqueda de los productos y conseguir una mayor eficiencia energética sacando partido a las distintas temperaturas de las baldas. Los tarros y otros artículos de almacenaje de este estilo resultan muy prácticos para distribuir la despensa, los armarios… Etiqueta de forma correcta cada recipiente y ubícalos de manera accesible y práctica.

✔️ ¿Nevera vacía?

Sí, lo ideal es dejar la nevera vacía todas las semanas. Tómate siempre un día para hacer limpieza en el frigorífico: de esta forma dejarás de almacenar alimentos que no vas a consumir, evitarás que otros se pasen de fecha… Llevar un control semanal de la nevera también te ayudará a mantener a raya malos olores, posibles fugas (de salsas, líquidos…), alimentos en mal estado… Haz lo mismo con tu despensa: deja de acumular productos que no tienes pensado gastar. Quién sabe, igual encuentras cosas que ni sabías que tenías.

Sin duda, se trata de consejos muy simples… ¡pero de lo más prácticos! En cualquier caso, si consideras que para conseguir un resultado más efectivo necesitas una remodelación de tu cocina, no dudes en contactar con nosotros. En Arcomobel confeccionamos cocinas a medida adaptándonos al presupuesto de cada cliente y atendiendo sus gustos y necesidades. ¡Llámanos y consigue una cocina digna de la propia Marie Kondo!

Abrir chat